Esta compañía nace en Guadalajara, Jalisco, en 1992. Desde entonces, privilegia la experimentación como el detonador del proceso creativo y del encuentro de una voz propia. La compañía fundamenta su quehacer en la búsqueda de libertad interior y espiritualidad, no exenta de un compromiso profundo y de un rigor absoluto. Actualmente tiene su sede en Guanajuato y desde ahí construye puentes de colaboración con artistas de diferentes latitudes.

miércoles, 2 de marzo de 2011

¨Los Secretos de Lince: Entre la Danza y la Poesía¨
Por Cesar Delgado Martínez
Lola Lince se aparta de los caminos trillados en el mundo de la creación de la danza pos apocalíptica.
Las metáforas y las imágenes sorprenden al espectador. Un solo movimiento de un dedo conmueve y sacude al público como si se tratará de una descarga eléctrica. La intencionalidad viene del interior de un ser humano que guarda muchos secretos que son difíciles de descubrir.
Aquí uno se enfrenta al discurso dancístico que por más explicaciones verbales que le de Lola Lince, evidentemente trasciende todas las palabras. Las emociones no se pueden describir. EI golpe en las vísceras, no es para racionalizarlo.
Dentro de la temporada Milenium en el Teatro de las Artes del CENART, Lince presentó Flor de las Fogatas en complicidad con las bailarinas Gabriela Cuevas –una revelación en la danza mexicana-, Alfonsina Riosantos y Anna Cooke. Una propuestaque va más allá de una simple danza acartonada y llena de clichés, como la que he visto en funciones anteriores de este ciclo.
El punto de partida para la creación de Lince es un poema de Jorge Esquinca. Es que Lince siempre ha vivido en el mundo de esos creadores que le han motivado a experimentar en carne propia: la danza contemporánea es un arte cercano a la poesía, porque se expresa a través de las metáforas y de las imágenes. Por no ampararse en la linealidad de una historia.
"Voy a mirar en tu corazón / uno de luz cautiva y soberana / Almendra del alma / piedra primitiva / Voy a mirar en tu corazón / Sol adolescente del jardín interno / Un instante dormido otro despierto / Canto rodado en !las fiestas de la sangre" –escribió Esquinca, mientras que Lola Lince comienza su danza en la gran matriz que da a luz a cuatro seres: mujeres por supuesto, que en determinado momento se transforman y ya no sabe uno a que sexo pertenecen.
Ese es el gran desafío del arte la transformación del ser humano. La ficción se hace presente. Lola deja de ser Lola. Gabriela se transmuta en un ente que gira en torno a la estética del dolor. Lo ancestral aparece lentamente sin grandes aspavientos. El cuerpo de las cuatro mujeres muestra el dolor, la amargura, el gozo, el maltrato, el principio y el fin de la vida.
El desarrollo de la pieza es similar al crecimiento de una flor. El aroma deleita a Lince coreógrafa, que en el viaje hace que las otras tres mujeres se comprometan con un elemento ausente en muchas ocasiones en la danza mexicana: la libertad. Ella no conoce las camisas de fuerza que restringen al arte. Así que busca, explora, escarba en lo más profundo. Se encierra en su cotidianidad, y poco a poquito va sacando los ases de su baraja creativa.
La música de Marco-, García interpretada por el mismo en vivo, en el foro, es un fuerte soporte en la construcción de los mundos oníricos de Lince, en donde aparece también el erotismo, el amor y la fusión de los cuerpos que crean nuevas formas pictóricas de intenciones surgidas de la memoria no tan solo visual sino también corporal de la creadora.
De repente las bailarinas se detienen un instante. Parecen una escultura. Ante esa inmovilidad, el que las ve se sacude en su interior. ¿Por qué, se pregunta intrigado quien esto escribe? Tal vez es Ia única respuesta que encuentro, como dijo Pascal, el corazón tiene una razón que la razón desconoce.
La obra de Lince se completa con un público cómplice, que se cuestiona, que se conmueve, que se sorprende, que está atento. No se trata de un ser pasivo, que se sienta en la butaca a que todo se Io den digerido. Aquí toco otro punto clave en la piezade Lola: el factor sorpresa.

No hay comentarios: